viernes, 30 de octubre de 2009

Gregorio Cóndori Mananiq willaynin: La narrativa de ...

Lanti: Qosqoq Waqaypatan, Qhipan Orqoq Saqsaywamannin: Plaza de Qosqo, detrás el cerro de Saqsaywaman.

Qosqo
Gregorio Condori Mamani (pág. 19)

Tayta Laureano alcalde varayoq kashaqtinmi, chay faenapi niran Inka Qosqota hatarichishaqtinsi machulanchiskuna chaypi tiyaq hinas lliwsi panpa, manas urqopas kasqachu, wintullas waka hina qepayusparaq haykumoq, Inkaq wasitana pirqataña hatarichisqantapas lliwtas thuniyarachipoq. Chaysi huk p´unchay Inka warminta nisqa:
-Carajo! Chay wintun mana llank´aqta dejawanchu, huk kanchamanmi wisq´amusaq hasta Qosqo ruway tukunaykama.
Chhaynatas riki Inka Rayata pasan wintu wisq´aq, chaypaqsi riki hatun karay kancha ruwasqa, Ña wintuta wisq´arunanpaq qatiramushaqtinñas, Inka Qolla rikhuriramusqa. Inka Qollaqsi riki wintuqa, chaysi Qolla ladoqa pura panpa askha wintuyoq. Inka Qolla nisqa:
-Imapaqmi wintuyta wisq´ayta munanki?
-Llaqtay ruwanaypaq,-nispa Inkaqa contestaqa.
-Sichus llaqtaykita ruwayta munanki chayqa, huk p´unchayllapaqmi consentishayki wintuy wisq´amunaykipaq, mana chay p´unchay tukuyta atinkichu chayqa mana hayk´aqpas tukunkichu, wintuymanmi aswan kallpata churamusaq, hinaspan lliwta pichanqa.
Chay situacionpi rikukuspas, Inkaqa watasqa intita, chhaynapin tiempo hatun karay p´unchayman tukusqa. Ña Qosqo ruwayta tukuroqtinñas, Inkata warmin nisqa:
-Ashka tajamalkunataqa ruwanayki, Inka Qolla wintuta kacharimoqtinqa, yapamantachá riki phukurapunqa.
Chayta comprendespan Inkaqa, chay llipin Qosqo urqokunataqa ruwasqa, chaymanta pachan chay urkokuna kan.

El tayta Laureano estaba de Alcalde Varayoq y en esa faena dijo que cuando el Inka estaba construyendo el Cusco, donde vivieron nuestros abuelos, todo era pampa; no había cerros y el viento, dice, entraba como toro bramador por estas pampas derribando cualquier pared o casa que levantaba el Inka. Así,un día, el Inka había dicho a su mujer:
-¡Carajo! Este viento no me deja trabajar, voy a encerrarlo en una cancha hasta que termine de hecer el Cusco.
De ese modo el Inka se fue a la Raya a encerrar al viento, para lo que había construido una cancha muy grande. Ya cuando estaba arreando el viento para apresarlo, había aparecido el Inka Qolla-dice que el viento pertenece al Inka Qolla, por eso en el lado Qolla hay mucho viento y es puro pampa- el Inka Qolla le había dicho:
-¿Para qué quieres encerrar mi viento?
-Para construir mi pueblo.-Había contestado el Inka.
- Si tú quieres hacer tu pueblo, te voy a consentir que encierres mi viento sólo por un día; si no terminas en ese día, nunca podrás acabar, porque mi viento voy a ponerle más fuerza de la que tiene, y barrerá con todo.

Al verse en esta situación, el Inka amarró el sol, de ese modo el tiempo se convirtió en largo día. Cuando había terminado de construir el Cusco, su mujer le había sugerido al Inka:
- Tienes que construir hartos tajamales, porque cuando el Inka Qolla suelte el viento, lo soplará de nuevo.
Y al comprender esto, el Inka había hecho todos los cerros que rodean al Cusco y así estos cerros existen desde aquella vez.

Relator/ Willaq: Gregorio Condori Mamani, recopiladores (Pallaqkuna utaq Uyariqkuna): Ricardo Valderrama y Caremen Escalante.
Bartolomé de Las Casas. Cusco 1981.